Masaje antiestrés

El masaje antiestrés proporciona un equilibrio físico y espiritual, mediante la combinación de aceites esenciales. Es un masaje para descargar la mente y el cuerpo de las tensiones cotidianas, laborales, sociales…

El estrés es el causante de esta acumulación de tensión mental que podría desembocar en la fase lesional, (somatizar) es decir en la contractura o dolencias ya asentadas nítidamente en el plano físico que requerirían otro tipo de masaje.

En el masaje antiestrés son muy importantes los factores de acompañamiento que aderezan la sesión:

  • Que haya una temperatura muy agradable tirando a calorcito.
  • La aromaterapia y los aceites esenciales juegan un papel importante para alimentar la mente con aromas tipo madera, floral, canela, espliego…si previamente nos comunica sus preferencias mucho mejor pues prepararemos un aceite personalizado.
  • La cromoterapia puede ayudarnos a trabajar con los estados de ánimo y también podría encajar dentro de la sesión.
  • Los aspectos técnicos del masaje antiestrés (y de todo tipo) son en primer lugar aligerar al máximo de ropa al receptor, tanto como sea posible.
  • Los pases han de ser, por una parte, locales para zonas estratégicas, planta del pie, cervical, craneal y facial básicamente, y en el cuerpo practicar pases muy largos de tobillo a glúteos y de glúteo a todo un lateral de la columna en una segunda pasada, para finalizar por todo el brazo saliendo por la palma de la mano.

La originalidad la manda el masajista pero resaltar que el masaje antiestrés es un masaje para los sentidos por lo que los pases han de ser largos (de intensidad media baja), ritmo lento, sesiones de 1 hora o más y frecuencia alterna de zonas anatómicas.

Todos ofrecemos sin pudor la espalda por lo que la zona posterior es nuestra llave a la relajación. Por el contrario, el abdomen y pecho nos genera más desconfianza.

Si está interesada/o en este tratamiento y quiere realizar alguna consulta, pinche aquí.